CONSEJOS AL CUIDADOR PRINCIPAL DE UNA PERSONA DEPENDIENTE

  1. Descansar lo suficiente cada día. Si enfermas, las cosas pueden empeorar
  2. Hacer todo los posible por conservar su propia salud: ir al médico periódicamente, consultar cualquier malestar físico o psíquico..,y explícale tu situación personal. Muchas veces el cuidador sufre de lesiones musculares, dolores de espalda, etc,.. por los esfuerzos realizados al levantar al enfermo, al ducharle..También puede necesitar alguna medicación que le ayude en casos de insomnio, o aliviar la angustia y depresión.
  3. Evita tomar alcohol, abusar del café o consumir otras sustancias para animarte y/o encontrarte de mejor humor o con más energía.
  4. No te aísles. Continúa quedando con los amigos que conservas, ve a reuniones sociales... La persona que cuida necesita el apoyo de los buenos amigos y también de nuevas amistades relacionadas con la situación problemática de vives, como por ejemplo miembros de asociaciones.
  5. Intenta mantener alguna de las actividades que te divierten y entretienen: pasear, pintar, hacer punto, hacer pasatiempos, ir al cine…etc.
  6. La risa, el amor y la alegría son fundamentales para tu bienestar y para tu vida con el enfermo. Si puedes sentirte bien “en medio de la tempestad”, mejor, no te avergüences ni te sientas culpable. Procura buscar aquellas personas, cosas, actividades que te satisfagan. Una persona si está serena, y además se ríe, irradia tranquilidad armonía y relaja el ambiente. La persona que cuidas vivirá mejor con tu alegría, risa y amor.
  7. Procura buscar un tiempo a la semana para ti. Encuentra un familiar o profesional que cuide ese rato a la persona y tú puedas relajarte, y “desconectar”. Unas vacaciones anuales mínimo, te ayudarán a descansar y ver las cosas con más serenidad.