La terapia individual de adultos trata de identificar hábitos, pautas de conducta, patrones de pensamiento, creencias perjudiciales…, que nos llevan a padecer alteraciones como depresión, ansiedad, inseguridad, baja autoestima, pánico, miedo, dependencia emocional, adicción, estrés…etc. 

Para ello se aprenden habilidades de comunicación, expresión y manejo de emociones, entrenamiento en relajación...,o aquellas que en cada caso particular se consideren necesarias.

El objetivo es el encuentro de la armonía, serenidad, equilibrio personal, confianza y seguridad en uno mismo, que le posibiliten alcanzar sus metas vitales.