La terapia de pareja está indicada para aquellas personas que están viviendo momentos de crisis en sus relaciones. Son varias las situaciones que pueden originar tensión, enfrentamiento y dolor. Se trabajan los efectos de la separación y divorcio, malos tratos; problemas de relación sexual, de comunicación, definición de roles, infidelidad, problemas de infertilidad…etc.

La terapia, a través de distintas técnicas psicológicas y de mediación, tiene como objetivo la comprensión y resolución de conflictos, a través del aprendizaje de distintas habilidades (de comunicación, negociación…). Se pretende alcanzar un equilibrio entre las dos partes en el que se evite el sufrimiento y se obtenga un enriquecimiento mutuo.

Se entiende que todo proceso de cambio relacional conlleva uno a nivel individual.

La terapia combina las sesiones individuales con las de pareja.